viernes, 6 de agosto de 2010

OPUNTIA TUNICATA


Ya estaréis al tanto de la presencia de esta especie invasora en la zona del Calvario. Durante mi ausencia ya fui publicando algunas noticias en Facebook; ahora os las dejo por aquí también:

"Estimados vecinos/as del barrio del Calvario de Tobarra,

Desde la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Tobarra nos ponemos en contacto con ustedes para informales que en los próximos meses se van a llevar a cabo una serie de actuaciones para conseguir erradicar la especie invasora Opuntia tunicata (cactus de Arizona o Alfileres de Eva), esta planta es una especie de cactus que habrán podido observar en las laderas del Cerro del Calvario, ya que se ha instalado en ellas y se esta multiplicando de manera exponencial.

La especie invasora Opuntia tunicata es un cactus que proviene del desierto de Arizona (México), por eso recibe los nombres comunes de Cactus de Arizona o Alfileres de Eva. Llega a estos territorios a través de la venta, como plantas ornamentales para jardines o macetas de casas, desde ahí bien se desecha o bien se escapa (dispersa) a otros lugares.

Cualquier especie invasora, ya sea animal o vegetal, se caracteriza por no ser típica de la zona (autóctona), sino que es introducida generalmente por los seres humanos en lugares fuera de su área de distribución natural. Consigue establecerse y dispersarse en la nueva zona, ya que por un lado encuentra condiciones climáticas idóneas y por otro, que al no contar con sus depredadores naturales (ya que estos pertenecen a otros lugares) se reproduce de manera exponencial, por lo que su éxito es mayor frente a los autóctonos entrando en competencia con estos, ganándoles espacio y por tanto en algunos casos la batalla.

Concretamente, “la peligrosidad de esta planta radica por un lado en la competencia que ejerce sobre la vegetación autóctona y la capacidad para formar un manto, capaz de esquilmar el suelo, y por otro en su extremadamente agresiva con la fauna ya que posee unas espinas cuya capacidad para clavarse es superior a lo habitual, e incluso para especies de este mismo género”.

Generalmente la erradicación de las especies invasoras es difícil, por ello, se debe intentar evitar su expansión y la introducción de nuevos ejemplares vivos.

En los próximos meses se van a llevar a cabo una serie de trabajos para su eliminación, entre los que se encuentran: vallar el terreno para evitar la distribución de la planta hacia otros lugares y el tratamiento de la especie, ya que cuenta con una enorme capacidad de reproducción vegetativa, y cada fragmento que se separe de la planta por un roce o por viento fuerte, es capaz de generar un nuevo individuo completo, incluso desde fragmentos tan pequeños como las espinas. Por ello, se les pide su colaboración de la siguiente manera:

- Que retiren los restos de leña y aperos que se encuentran en la zona del cerro del calvario, y por tanto dentro de la zona de actuación de las medidas de erradicación de la planta, ya que quedarían dentro de la valla mientras duren los trabajos de limpieza de la planta.

- No pasar con ningún animal, ya que éste podría llevarse restos de planta enganchados en las patas o en el pelo e iniciar una nueva zona de expansión.

- No se acerquen a la planta para evitar ser vectores de dispersión de la especie o sufran algún tipo de daño al clavarse las espinas.

Esperando su colaboración, reciban un cordial saludo.
Tobarra, 14 de junio de 2010
LA CONCEJAL DE MEDIO AMBIENTE
M. Carmen Coy Hernández"

Carta a los vecinos del Calvario sobre la Planta Opuntia Tunicata


"Hace aproximadamente un año la Policía Local de Tobarra recibió un par de llamadas alertando de la existencia de una planta que tenía muchos pinchos y que se estaba extendiendo por todo el cerro del Calvario.

Para ver de que se trataba el ayuntamiento se puso en contacto con la delegación de Medio Ambiente de la Junta de Comunidades, que envió a técnicos de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), que confirmaron que se trataba de la Opuntia tunicata, también conocida como cactus de Arizona o Alfileres de Eva.

El problema de esta planta es que crece a gran velocidad, que es muy difícil acabar con ella y que es peligrosa, ya que acaba con todo lo que encuentra a su paso, como explica la concejal de Medio Ambiente de Tobarra, Carmen Coy Hernández. «Es una planta que crece mucho y que está atacando tanto a la flora como a la fauna autóctona de Tobarra. Se han encontrado animales atrapados y ha esquilmado totalmente el suelo y se ha hecho con el terreno. Prácticamente ya no hay flora en esa zona».

En cuanto a los animales que han decidido pasar por allí, la mayoría han pagado su osadía con la muerte. «Hemos encontrado algunas rapaces fallecidas por culpa de la planta. De lo que hemos encontrado allí sólo se salvó un perro, al que se le clavaron unas 5.000 espinas y al que tardamos en quitarle las púas cinco horas y media».

Muy dañina
Aunque no ha habido problemas con más animales domésticos, que éste perro abandonado que espera una segunda oportunidad en la Casa de Acogida de Tobarra, la planta también ha 'atacado' a seres humanos. «Con personas no hemos tenido conocimiento de que nadie haya tenido algún problema. Únicamente nos llamaron porque un niño se había clavado dos o tres espinas en el pie».

Por ello desde el ayuntamiento de Tobarra se ha enviado una carta a todos los vecinos del Calvario explicando que «la peligrosidad de esta planta radica por un lado en la competencia que ejerce sobre la vegetación autóctona y la capacidad para formar un manto, capaz de esquilmar el suelo, y por otro en su extremadamente agresividad con la fauna, ya que posee unas espinas cuya capacidad para clavarse es superior a lo habitual, e incluso para especies de este mismo género».

Concretamente actúa cuando percibe la amenaza de un animal o una persona, como explica la concejal de Medio Ambiente Carmen Coy. «La planta funciona un poco como con electricidad estática, una vez que pasas es muy fácil que te enganche con la púa, que hace un poco de anzuelo, con lo que para retirarla también desgarra un poco donde se ha clavado».

Por todo ello y para evitar que la planta siga extendiéndose por el cerro y se convierta en un problema imposible de erradicar, actualmente la zona afectada ha sido vallada. «Ahora mismo la zona vallada es de unas seis hectáreas, aunque la planta ocupa poco más de cuatro hectáreas». La planta cuenta con una enorme capacidad de reproducción vegetativa, y cada fragmento que se separe de la planta por un roce o por viento fuerte, es capaz de generar un nuevo individuo completo, incluso desde fragmentos tan pequeños como las espinas.

En cuanto a como ha llegado la planta al pueblo existen dos hipótesis, aunque la segunda parece más probable. «No se sabe como ha llegado la planta al pueblo, una de las posibilidades es que haya venido enganchada en un neumático desde Orihuela, donde también hay, porque tampoco hay tantísima distancia o puede que haya llegado en una maceta, ya que se vende como planta ornamental. Probablemente llegara en una maceta, se han deshecho de ella y la han tirado allí. A lo mejor pudieron tirarla creyendo que estaba seca, pero eso no está seco, porque tiene un montón de semillas y las propias púas también pueden actuar como semillas, formando una nueva planta»."

Josechu Guillamón, La Verdad de Albacete


Una serie de fotos de la perra y los cactus. Gracias a Mari Carmen Coy por enviármelas.



En este enlace podéis ver la noticia en el programa de TVE "Gente" (minuto 30:48). Como anécdota, la presentadora dice Tabarra.


El cactus también apareció en Castilla-La Mancha Televisión. Podéis ver el reportaje aquí y aquí.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué barbaridad, pobre perro, ¿pero qué hizo? ¿rebozarse?. Lo de la presentadora es lo de siempre, no sorprende, lo raro es que hablaran de Tobarra...

Juanen

José Rafael dijo...

Igual al intentar quitárselas solo empeoró la situación.

Nihi Awina dijo...

Pobre animalito, en esa foto no parece un perro si no un cumulo de espinas con patas.
Deberian mirar si en alguna de las floristerias del pueblo han tenido esa maceta o si los viernes en el mercado han traido, esa clase en especial de cactus llama mucho la atención por las puas.

José Rafael dijo...

He actualizado la entrada con fotos.

Anónimo dijo...

Esta planta es muy peligrosa, en frente del hospital de Hellín tambien hay una población que no para de extenderse.