jueves, 28 de mayo de 2009

UN PEQUEÑO PARÉNTESIS

Ahora mismo estoy en pleno período de exámenes, asi que toca darle un cierto descanso al blog por el momento. Cuando termine, entre otras cosas me ocuparé de subir las fotos y los videos de la Subida del Cristo, así como de la pasada Semana Santa: temas que tengo en la pila de "cosas pendientes", y de sacar adelante algún que otro proyecto que llevo demorando durante bastante tiempo.

¡Hasta pronto!

miércoles, 27 de mayo de 2009

HURTADO PROPONE UNAS FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS EN SAN ANTÓN


José María Hurtado Ríos realiza su propuesta con la intención de proyectar y mejorar Tobarra, en donde asegura que tienen cabida unas fiestas de estas características.

"El abogado, fundador y ex director del Museo del Tambor, José María Hurtado Ríos, propone la celebración de unas fiestas de Moros y Cristianos en el barrio de San Antón, y en el mes de enero «en un afán de proyectar y mejorar Tobarra, su nombre, sus gentes y sus fiestas».
Considera el Hijo Predilecto, que las fiestas de Moros y Cristianos «caben perfectamente en la localidad», y que la idea sería la de que las mismas se realizasen de manera «absolutamente particular y privada», sin intromisión de los políticos.
Asimismo, Hurtado que en principio, «no harían falta más de dos comparsas (ya buscaremos nombres tobarreños); total para empezar, una de Moros y otra de Cristianos, con 15 personas cada una de ellas», y después «Dios y Alá dirán».

propuesta. En la idea, que ha sido ofrecida a un buen número de personas en el municipio, a título individual y colectivo a la Hermandad de San Antonio Abad,se dice que «la peor idea es la que no se expone», y que los amigos festeros (de sitios muy diferentes), del proponente «no creo que pusiesen pegas en venir a Tobarra, con el fin de explicar los pormenores. Tambores, pólvora, moros nazaríes, cristianos hijaranos, ¿para qué más?»
Hurtado afirma que la mejor fecha sería por San Antón, en el mes de enero, que deberían crearse diálogos, desfiles y trajes, en principio con dos comparsas «las actividades del Castillo se montarían entre San Antón y la calle de la Parra: mandan los Nazaríes en Tobarra; y entrarían los Hijaranos para cristianizarla»."


G. González, La Tribuna 27/05/2009



Bueno, y a vosotros ¿qué os parece la idea?

lunes, 25 de mayo de 2009

PANORAMAS

Hace unos años, con la adquisición de un trípode, se me ocurrió que podría hacer fotos panorámicas, como había visto en varios sitios. Pero carecía del software necesario para tal cosa.

Aún así, realicé varias series de fotos en previsión de que algún día tuviera un programa.

- La primera, del interior de la Asunción durante los preparativos de la Semana Santa de 2007:

Interior de la Asunción

En esta faltan las capillas de entrada y la de la pila bautismal para completar el giro de 360º.

- Este fue el segundo intento, aunque es la primera foto que he obtenido mediante el programa. La hice el fin de semana de Todos Los Santos del año pasado, al amanecer, desde el cerro de Santa Bárbara. Falla un poco en los cables...

Panorámica desde Santa Bárbara

- Esta es de finales del 2008, y está hecha desde el cerro de Los Elbares. Segunda foto realizada con el programa, que me ha quedado mejor pese a haberla hecho sin trípode:

Panorámica desde Los Elbares

- Dos hechas este pasado domingo en el Monte Calvario. La segunda difiere del resto en que la hice con la cámara en posición vertical:

Panorama Calvario

Panorama Calvario

- Foto del domingo pasado por la tarde, desde el Camino de Hellín:

Panorama Encarnación

Cuando vuelva por el pueblo iré haciendo alguna más.

Fotos: José Rafael Navarro

Pd: ya de paso, publicito para quien no la conozca la galería de visitas virtuales de Garibolo Studio, en las que puedes girar la fotografía en 360º. Yo todavía no he llegado a ese nivel...

Pd2: pues al final he subido un poco el nivel.

jueves, 21 de mayo de 2009

FOTOS PARA EL RECUERDO

Unas cuantas fotos en blanco y negro sobre las Fiestas Patronales de Tobarra, en honor al Cristo de la Antigua y la Virgen de la Encarnación:

- La Virgen de la Encarnación en la Plaza de España durante la Bajada:


Foto propiedad de Mari Ruiz

- El Cristo de la Antigua junto al Convento en la Bajada de 1960, acompañado por los niños y niñas que han celebrado su Primera Comunión. Nótese que la procesión va en sentido contrario al actual, y que parece que el Cristo lleva escolta armada (o al menos eso a mí me parece):

Foto propiedad de Loren Pastor

- Ofrenda de Flores a la Virgen, año 1960:

Foto propiedad de Charo Salmerón

- Niñas de Comunión acompañando al Cristo en la Subida:

Foto: Juan Andrés Guirado

domingo, 10 de mayo de 2009

PUJAS 2009

Las pujas de las Fiestas Patronales de este año se han saldado con 250 euros para la Virgen de Fátima, 330 euros para la Virgen de la Encarnación y 9.000 euros para el Cristo de la Antigua, cantidad record, a la que se ha llegado pese a la crisis. La pujadora ha sido Antonia Cano Sáez, la de la Virgen de Fátima María Dolores Bueno Gil y la de la Patrona, Encarnación Hernández González.

Cabe recordar que desde el año pasado no se puja por San Francisco de Asís, que es portado por hermanos de San Juan Evangelista.

Las Pujas han sido presentadas por primera vez por Pedro Ruiz Cuenca, que según dice tenía guardada una caja de mistos para la ocasión, desde hace 20 años. Francisco García Ruiz también se estrenaba como Hermano Mayor, sustituyendo a Pedro Ruiz Huedo, que ha ocupado el cargo durante más de 20 años.





Radio Tobarra Municipal
facilita los resultados de años anteriores, de los que se tiene constancia desde la creación de la emisora municipal hace 20 años:


Foto: Demetrio González

miércoles, 6 de mayo de 2009

UNA VISITA ILUSTRE

"La gente se arremolina en la pequeña tapia del castillo en cuyo centro se sitúa la iglesia de la Encarnación. Mira con ansia el camino que lleva a Hellín. Es el 24 de abril de 1411. Al fin, se ve una pequeña nube de polvo, que poco a poco se va acercando al pueblo.

Entre vítores de una multitud compuesta por todos los habitantes de Tobarra y de los alrededores, por una estrecha y empinada calle de casicas a tejavana sube un fraile, ya mayor - tiene 61 años - de estatura mediana, bien proporcionado, con frente ancha y lucia calva. Monta un pequeño jumentillo en cuyas albardas lleva su modesto ajuar: en una, sus hábitos, una biblia, un breviario y recado para escribir y, en la otra, una pequeña estera que le sirve de colchón. Dos grupos le acompañan, uno de hombres convertidos, rezando alrededor de una imagen de Cristo crucificado y otro de mujeres alabando a Dios en torno a una imagen de la Santísima Virgen.

El pequeño fraile que llega a Tobarra es uno de los dominicos más famosos y de los hombres más influyentes de la época. Ha renunciado al beneficio de Santa Ana en la parroquia de Santo Tomás de Valencia; ha sido confesor de Benedicto XIII, ha escrito un tratado sobre el Cisma moderno... Desde que tuvo una visión cuando estaba enfermo, desde el 3 de octubre de 1398, está dedicado, en cuerpo y alma, a la predicación itinerante. Ha recorrido buena parte de la Cristiandad. Ahora viene de Murcia, donde ha fundado un convento y, en quince días, ha pasado por Mula, por Cehegín, por Cieza, por Jumilla, por Hellín... Llega a Tobarra con una fama inigualada pese a las distancias, a la falta de caminos, a la ausencia de noticias... Cojea y se apoya en un bordón rematado en cruz. Al apearse del jumento, el alcalde besa su mano y también Don Rodrigo Sancho. Están presentes los presbíteros de Santa María y de la propia Encarnación. Le ofrecen agua en un cacico que el fraile bebe de buena gana. Pese a estar ya entrada, la mañana sigue siendo fresca, pero el sol luce con brillantez. A duras penas puede acceder a la Encarnación, una pequeña iglesia, enlosetada de blanco y negro, orientada hacia Oriente - lo que denota que fue una mezquita -, dividida en cuarterones, en los que, en dos de ellos, hace algunos años se ha decorado los techos con unos modestos artesonados como los del Convento de los Dominicos de Villena. Las pinturas que cubren las paredes relucen con sus colores brillantes, pero al buen fraile se le van los ojos al fondo del templo, donde se encuentra una talla antigua de Jesús Crucificado cuyos ojos son vivísimos y que tiene unas campanillas. El fraile se arrodilla en el suelo y, tras orar unos instantes, se dirige al púlpito, que se sitúa a la izquierda de la iglesia. Parece enfermo y delicado.


Púlpito del Santuario de la Encarnación

La gente llena el templo: los alguaciles a duras penas pueden contenerla y proteger el reducido espacio en el que los ricoshomes de Tobarra se aposentan con dificultad. El gentío se encarama en el púlpito. El fraile escruta, con sus ojos negrísimos, llenos de viveza y dulzura, a la multitud. Al hacerlo está cumpliendo el mandato de Santo Domingo: "comtemplata, aliis tradere".
Han venido a escucharle gentes de toda laya, nobles y del común, hombres y mujeres, ancianos y niños.
Comienza a hablar y se hace el silencio; cita a I Corintios (9, 16): "El hecho de predicar no es para mí motivo de soberbia. No tengo más remedio y, ay de mí si no anuncio el evangelio". El oficio de predicador es el de cocinero. Toman la buena vianda, la lavan y la cuecen. Las viandas son la palabra de Dios. ¿Sabéis como lavan las viandas? Quien tiene que predicar debe estudiar y no predicar sin estudiar. Después debe cocerla en el fuego de Jesucristo. También el cocinero debe probar el cocido de sal. Así el predicador debe probar, probar de sal; o sea, que se predica de la humildad, debe probar la humildad; si de la castidad, debe ser casto. Sale el predicador, como el sembrador evangélico, de su celda, donde ha perseverado largo tiempo meditando, reflexionando, seleccionando en los graneros del Señor una buena simiente: autoridades, figuras, parábolas, comparaciones..."


Detalle del púlpito

La gente lo sigue embelesada. El escribano dice "¡qué bien habla!". Blas de Queralt, también fraile y que acompaña al predicador comenta "Hace unos años, Nicolás de Chemanges, rector de París, dijo que nadie sabe mejor que él la Biblia de memoria, ni la entiende mejor, ni la cita más a propósito...". Otro, que está junto a ellos, añade que el fraile de aspecto enfermizo que subía al púlpito se ha transformado en un joven robusto y lleno de vitalidad mientras predica. El fraile hace una pausa y prosigue: aconseja oración, silencio, pureza, obediencia, humildad, comprensión de los defectos, conocimiento de sí mismo, valor en las tentaciones, penitencia, dominio de los pensamientos y de las acciones, paciencia en las pruebas, huida de las ocasiones, perseverancia en la oración...

El tiempo ha pasado. La campana avisa que es mediodía. El fraile se vuelve entonces hacia un camarín que queda tras de sí en el que está una figura de la Virgen, en actitud sumisa: es la Encarnación. Con voz potente comienza a rezar el Memorare de San Bernardo y el grupo de hombres convertidos y mujeres que le acompaña le siguen. Suenan los cánticos. Al terminar, desciende cuidadosamente las escaleras del púlpito.


La gente se arremolina para tocar su manto y sólo con dificultad puede salir del templo. Los ricoshomes lo llevan a casa de Don Rodrigo Sancho para que coma algo. Al ofrecerle algunas viandas, el fraile dice que no come carne jamás, que su colación es una lechuga y que ayuna todos los días salvo el domingo. Se aposenta en una silla de tablas. Don Rodrigo le ofrece espléndida comida y bebida, que rechaza. Con voz clara, sonora y brillante, cuenta que ha estado en Barcelona hace unos meses y que, por encargo del Rey Don Martín, ha organizado un estudio general y un colegio para niños huérfanos... Tras quedarse pensativo, comenta que le ha impresionado el Cristo de la Encarnación..., que tiene una mirada penetrante... Le interrumpe Don Pedro Cerdán, noble de la villa. Le da cuenta de que es un Cristo muy antiguo; que siempre estuvo en Tobarra y que siempre fue su patrón. Le narra que, siglos antes, cuando llegaron los ismaelitas, los antiguos tobarreños lo ocultaron en una cueva del cerro sobre el que se yergue la Encarnación; y que luego su memoria se perdió. El fraile lo escucha con interés. Don Pedro le dice "Reconquistada la puebla, se consagró la iglesia a Nuestra Señora. Pero un oscuro y nebuloso día de invierno, un joven pastor llevó su menguado rebaño a la empinada ladera del cerro. El zagal lanzó un guijarro a unas ovejas descarriadas. Al rebotar contra el suelo, oyó una campanilla que le causó extrañeza. Volvió a lanzar otra piedra y, al caer, otra vez sonó la campanilla. Por tercera vez, el sonido se repitió. Intrigado por el hecho, entró en una cueva aledaña al lugar y una luz le cegó. La luz irradiaba del cristo, al que llaman de la Antigua. Ese es nuestro Cristo". El fraile dijo entonces: "No quiso Nuestro Señor dejar sola a su Madre".


Estatua de San Vicente Ferrer en Valencia (1835)


Ya es media tarde. La gente sigue agolpada ante la casa de Don Rodrigo. El buen fraile sale de la casa. Todos quieren que les toque, que les hable... Se despide. Imparte su bendición. Le acercan el jumento y dificultosamente se sube en él. Comienza a alejarse lentamente seguido de la multitud por la angosta calle que emboca al camino que conduce a Chinchilla, su próxima cita hacia su destino, Valladolid. Hará noche en cualquier lugar, a cielo abierto, teniendo por almohada su Biblia, pues no ha aceptado el ofrecimiento de dormir en casa alguna. Al rato, se ve alejarse al fraile y al grupo que le sigue. El alcalde dice "¡Hoy es un día grande!, ¡ha estado entre nosotros un santo!", Y Don Rodrigo corrobora: ¡Siempre se recordará en Tobarra la Visita de Fray Vicente Ferrer!"

Fuente: Martínez-Cardós Ruiz, José Leandro. Programa de Fiestas Patronales 2008

Fotos: José Rafael Navarro

domingo, 3 de mayo de 2009

I.N.R.I.

Jesús Nazareno, Rey de los Judíos:


CRUCES DE MAYO

En Tobarra es tradicional que el día 3 de Mayo los niños salgan a las calles portando a sus hombros unos pequeños tronos con cruces. Este año, debido a que ha caído en domingo y habían muchas comuniones, la Hermandad de la Caída de Jesús, que desde hace 11 años viene organizando un concurso para elegir la mejor cruz, el mejor arreglo floral y la que mejor desfila, trasladó su celebración al primero de Mayo.


El desfile se desarrolló por las calles Daniel Chulvi, Asunción, Pizarro, Mayor y Plaza de España, congregando a un centenar de niños y 13 cruces. La Hermandad preparó alrededor de 500 bocadillos y refrescos.

Las ganadoras fueron las siguientes:

- MEJOR CRUZ (Nº 6):


- MEJOR DESFILE (Nº 5):


- MEJOR ARREGLO FLORAL (Nº 1):

Fotos: G. González
Fuente: La Tribuna de Albacete (2 de Mayo de 2009)