jueves, 11 de noviembre de 2010

...VOLVERÉ...

"Que me roben el sonido de las campanas que me vieron crecer… campanas capaces de alumbrar la oscura noche…que conmueven mi pequeño corazón…anunciando el largo camino….camino hacia la Bendición...tan sólo el repique mudo de unas campanas….viejas campanas de la Asunción…

Que el reloj de Miércoles Santo me robe las cuatro…embriagando mi alma de dulzura…de emoción…de esa extraña sensación…¡Que me robe el sueño el ansiado reloj!...¡Que me lo robe….! Que yo seguiré aguardando impaciente la eterna llamada de mi tambor…

¡Que me roben las palabras! Aquellas palabras que desde lo más profundo…a ti, querida Tobarra, susurran…hablan…¡Que me roben lo que quieran! …mis atardeceres, mis mañanas… el silencio que tiñe al alba…¡Que me los roben!...pero nunca el dulce olor a tomillo y romero, perfumes que me llenan de vida..el alma…

¡Que me roben la tristeza…la alegría!…la fría noche, la luz del día…¡Que me roben el cielo entero!… Que allá donde esté… volveré de nuevo, quizás cansado, enfermo…siempre anclado a un corazón sincero…corazón que vuelve…que regresa a su palo…corazón temeroso que retorna para enmudecer de silencio al Monte Calvario…

¡Que me roben cientos de lágrimas, o miles de sonrisas!..¡Que me las roben!...que yo volveré a mi querida tierra, envuelto en un mar de recuerdos, para vestirme de túnica y capuz ….recuerdos que adormecen los últimos rayos de sol…cuando las puertas de la Iglesia dejan ver por fin la Santa Cruz…

¡Que el paso del tiempo me robe lo que quiera!... ¡Que me lo robe!..pero que no me quite el sueño de poder ver a mi Morena, vestida de rosas rojas acariciando su hermoso manto…suspiros tamborileros, una triste noche de plata...bajo la luna de Jueves Santo…

Que me roben la brisa del amanecer, los primeros rayos de sol que anuncian Viernes Santo…los aromas de mi huerta….huerta que me regaló la vida, que viste de moniquises cada rincón o esquina…¡Que me los roben!….que yo aguardaré mi mayor tesoro, aunque no esté aquí,…orgulloso de volver, para sentir y hacer sentir la Flor más bella de mi jardín, que descalza, entre lágrimas de esperanza, camina ante su pueblo serena…al son de Caridad de Guadalquivir…

Que me roben el cansancio que me acompaña al monte Calvario….¡Que me lo roben!, que no lo echaré en falta...pues seguiré enseñando a mi pueblo que no hay Joya más bella que aquella que acristala la brisa de la mañana…engalanada en plata...aquella, que mi hombro, cada año, con tanto entusiasmo abraza…

Que me roben mis pena y mis temores…¡Que me las roben!...¡Que me roben la vida entera!..mis locuras, mis sueños… mis sensaciones…pero que al llegar la primavera, entre el sonido de las flores… me dejen sentir en la piel, el ensordecedor silencio de miles de tambores….

Que me roben la sensatez y el entusiasmo….¡Que me los roben!...que yo seguiré pintando calles de redobles por mi pueblo, pueblo tobarreño, deslumbrando al mundo entero…dirección a lo más alto…entre amargos senderos que embriagan miradas…de aromas a tomillo y romero…

Que me roben el principio y el fin….¡Que me los roben!...Que la muerte me robe la vida….que aunque me amenace el caminar del reloj…seguiré vistiendo de Zapatatas y Magdalenas al Monumento al Tambor… monumento sincero que me da la vida….símbolo eterno de mi corazón….

Que me roben los versos que se escapan de mis manos …¡Que me los roben!….que me roben la razón, mis 23 años, mis pensamientos.. mi voz…¡Que me los roben!...pero que no me roben esa extraña sensación que al caer Miércoles Santo me obliga a vestirte de túnica morada, palillos y tambor….

¡Que me roben las 104 horas!..¡Que los tambores callen y lloren!...que ya me siento el hombre más afortunado del mundo… pues con el último aliento, desde lo más alto, en mi lecho eterno….recibiré la primera Bendición desde el Calvario….

Que me roben la vida….¡Que me la roben!...que mi mortaja será su túnica granate de terciopelo, mi cruz sus lágrimas…y su eterno recuerdo, mis flores…porque nací para subirla entre Zapatatas al cielo, aunque el cielo llore… a tí…Madre tobarreña…Virgen de los Dolores….

¡Que el tiempo me robe la vida!...¡Que me la robe cuando quiera!...Que un tambor ausente, en tierra tamborilera…nunca callará ante el caminar de la primavera…."


Manuel Escobar Martínez

1 comentario:

mayra dijo...

Que me roben el recuerdo de haber leido algo tan emotivo pero que nunca me faltan las ganas de volver a mi pueblo, a mis origenes, a mis recuerdos....

Sencillamente magnifico. Admirable quien sepa expresar de semejante manera sus sentimientos.